martes, 7 de mayo de 2013

De la agri-cultura al agro-negocio

el 1 mayo, 2013 
Hace aproximadamente 10 mil años surgió la agricultura. Las semillas de los frutos silvestres recolectadas por los primitivos, de manera improvisada germinaban alrededores de las rusticas cavernas y cuevas donde habitaban. Este fenómeno fue descubierta por las primitivas, o sea por las mujeres, ellas se percataron que los granos de los frutos brotaban (germinaban)  después de cierto tiempo al ser tirado al intemperie. Las descubridoras asumieron el papel de mantener y reproducir esas especies alimenticias.
Fenómeno similar pasó con la domesticación de los animales, descubrieron que era mucho menos trabajoso criar animales  en los espacios de la comunidad, que perseguir en la jungla.
Durante siglos la agricultura cumplía el papel eminentemente de subsistencia  de la humanidad. Con el proceso evolutivo se iba descubriendo técnicas y ampliando las especies a ser domesticada y el mejoramiento de las mismas.
.
Al pasar  del modo de producción primitiva al modo de producción esclavista, la agricultura tomó otro atributo que le fue cambiando su sentido. Con la aparición de la propiedad privada y del dinero, siendo privatizado los excedentes y los medios de producción, incluyendo los esclavos, la agricultura pasó a jugar un papel fundamentalmente de acumulación.
En el modo de producción Feudal aún más se fue fortaleciendo ese régimen de acumulación, en donde el señor feudal, dueño de las tierras y más del 50% de los que producían en ella los siervos. Éste cada vez tenía más poder hegemónico sobre las clases dominadas (Siervos, campesinos y artesanos).
.
Con el paso al modo de producción capitalista, con la hegemonía del mercado, las materias primas, el alimento, pasó a ser  mercancía y se convirtió en una de los negocios más importante en la cadena dentro del sistema. A partir del XVIII con la incipiente industrialización se van aumentando los territorios sembrados. En el siglo XX hubo un avance tecnológico en gran escala que posibilitó la mal  llamada “Revolución Verde”que se implementó con el discurso de acabar con el hambre en el mundo, sin embargo, además de no solucionar ese problema deja grandes huellas ecológicas y sociales, cuya consecuencia se siente en la actualidad.
 Estas huellas ecológicas y sociales van creciendo en sincronía con el avance de la ciencia positivista. Cabe mencionar que tanto la industria química como también la fabricación de las maquinarias utilizadas hoy en la agricultura deviene de las actividades bélicas de la primera y segunda guerra mundial, como también de otras guerras como la de Vietnam. Las grandes corporaciones multinacionales fabricantes de bombas, armas y transporte de guerra, lanzaron la mal llamada REVOLUCIÓN VERDE para seguir vendiendo sus mercancías, en ese sentido, los tanques de guerras dejaron de cargar coñones y empezaron a arrastrar arados y otros implementos, así también, las bombas nitrogenadas pasó a ser fertilizantes nitrogenadas lo que hoy llamamos tradicionalmente como urea, igualmente los productos tóxicos como el DDT (Di cloro difenil tricloroetano, Fabricado por Bayer) que se utilizaba para controlar los insectos que transmitían la malaria, el paludismo, tifus y otras enfermedades a los soldados durante la guerra, este producto pasó a ser insecticida, que hasta épocas recientes se usaba en Venezuela, posteriormente fue prohibida por los organismos internacionales  por su alta potencial contaminante. Por último, el agente naranja (2,4-D y 2,4,5-T ,  provisto por Monsanto) utilizado por el ejército estadounidense para secar los frondosos bosques que servía de fortaleza al ejército  vietnamita, este producto es lo que hoy día se utiliza como herbicida. Por eso muchos estudiosos críticos los describen a la agricultura industrial como la continuidad de la segunda guerra mundial.
El auge de acumulación no cesó con los tractores y agrotóxicos, las multinacionales que controlan las industrias mencionadas fueron creando nuevas tecnologías, sin duda, cada vez más peligrosas para el medio ambiente y para la humanidad. Algunas de estas tecnologías son los Organismos Genéticamente Modificados (OGM) a lo que tradicionalmente se le llaman transgénicos. Estos organismos genéticamente modificados atentan directamente contra la soberanía alimentaria de los pueblos y pone en peligro la salud de la sociedad en general, por obviar el principio de precaución, el principio de sostenibilidad del desarrollo, el principio de responsabilidad y otros principios éticos.
.
Con las tecnologías implementadas por este modelo ya se siente globalmente el cambio climático, lo cual las mismas multinacionales responsables de este flagelo dicen tener la solución, desarrollando mecanismos de  la geoingeniería.
Los procesos de la agricultura parten de las herramientas más rudimentarias como la piedra, la madera y las manos, pasando por la ingeniería mecánica, química y en la actualidad la ingeniería genética y la geoingeniería que tiene que ver la manipulación y modificación de la biósfera a las necesidades del capital.
.
 “La agricultura es el arte de cultivar, es un conjunto de técnicas y saberes necesarios para obtener productos naturales aprovechables para el hombre y para los animales con el objetivo principal de producir alimentos para la humanidad”. La agricultura es más que una actividad económica diseñada para producir un cultivo o para obtener el más alto beneficio posible, la agricultura engloba una carga histórica que contiene componentes culturales que va más allá de labrar la tierra o de producir materia prima, la agricultura encierra identidades que ha sido producto de la relación espiritual y material, directa e íntima de los campesinos/as y aborígenes  con la naturaleza dentro de su contexto histórico geosocial. Queda claro que el modelo de la revolución verde no es AGRICULTURA, sino que AGRONEGOCIO, no produce alimentos sino mercancías.
.
Este resumen histórico del proceso de la agricultura nos permite identificar el origen oscuro de la agricultura industrial (Agronegocio) así también sus actores. Pero es importante resaltar que los sectores indígenas y campesinos han tenido una resistencia histórica para mantener un modelo paralelo contra hegemónico ante el modelo de dominación. Mientras la agricultura toxica comercial contamina, destruye y mata; la agricultura campesina alimenta, equilibra, da vida y resiste a pesar de los ataques de la modernidad y la arremetida capitalista.
Adriano Muñoz Perez  adriano.agroecologia@gmail.com  Twitter: @adriecologia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada