lunes, 11 de marzo de 2013

Agricultores solicitan formalmente la prohibición del fracking en Euskadi

el 9 marzo, 2013 
fracking_
ENHE calcula que se perderían 4.000 hectáreas de superficie agrícola sólo en la provincia de Araba
Representantes del sindicato agrario EHNE han registrado en dependencias del Gobierno Vasco una petición de prohibición del fracking en esta Comunidad Autónoma. Denuncian que esta técnica extractiva de la mineria “provocaría unas afecciones irreversibles a la actividad agrícola y ganadera” y recuerdan los numerosos estudios científicos que la ponen en entredicho
El sindicato agrario EHNE ha solicitado al gobierno de Esukadi “que recapacite en su apuesta” por la técnica de extracción minera de fractura hidráulica, conocida popularmente como ′fracking′. Los representantes de la organización baserritarra reclaman la prohibición de la puesta en marcha de este tipo de instalaciones que, denuncian, afectaría en la provincia de Álava a cerca de 4.000 hectáreas de superficie agrícola.
EHNE destaca además el impacto de esta técnica extractiva sobre los recusos hídricos, “un bien de por si escaso y al que muchas fincas tienen difícil acceso“. La OPA explica en su comunicado que a cada pozo se le inyecta del orden de 10.000 metros cúbicos de agua, que se mezclan con 4.900 toneladas de áridos y a los que se añaden 1.880 metros cúbicos de aditivos químicos, “de los que se desconoce su composición“.
La polémica existente alrededor de esta técnica extractiva puesta en entredicho debido a su enorme impacto ambiental es cada vez más visible para el conjunto de la ciudadanía, a pesar del extremo oscurantismo impuesto desde hace décadas por los interesados, ya sean gobiernos ávidos de impulso económico o bien las grandes ′mayors′ del sector de los hidrocarburos. Una absoluta falta de transparencia planteada para que no sepamos un hecho fundamental, que en este asunto hay un total abandono del más mínimo principio de caución: Nadie sabe a ciencia cierta hasta dónde llegan los límites de sus efectos.
“la contaminación que genera pone en riesgo la calidad de los productos, alimentos, que se producen en esas zonas”
EHNE lamenta que, de confirmarse la puesta en marcha de los procesos de extracción minera por medio de la fractura hidráulica en Álava, además de suponer la industrialización para las zonas rurales la contaminación que generaría “pone en riesgo la calidad de los productos, alimentos, que se producen en esas zonas“. Un proceso altamente contaminante cuyos efectos provocan “un proceso irreversible con efectos negativos en el medio ambiente y para la actividad del sector agropecuario, suponiendo su sacrificio”.
El pasado 26 de febrero, la Mesa del Parlamento Vasco rechazó dar trámite a una Iniciativa Legislativa Popular que solicitaba la prohibición del fracking en Euskadi, argumentando la existencia de una propuesta de modificación de la ley de conservación de la naturaleza procedente de las Juntas Generales Alavesas en la que se contempla la prohibición del fracking en espacios protegidos.
Una respuesta que los impulsores de esta ILP calificaron como “excusa”., ya que el objeto de la consulta popular, la regulación de la extracción de hidrocarburos no convencionales y la técnica de fracturación hidráulica o fracking para todo el territorio vasco,  en absoluto coincide con lo argumentado. “No es el mismo objeto ni de lejos”, lamentaba la plataforma Fracking Ez Araba.
¿Será esta la misma respuesta que recibirá EHNE por parte del Gobierno Vasco? Es posible, pero lo casi seguro es que ni usted ni yo lo veremos por televisión.
Recordar que la postura del partido que ocupa el Gobierno vasco durante la última votación sobre fracking en el Congreso de los Diputados fue la de abstenerse. El PNV se decantó por no votar el pasado 23 de enero la propuesta de prohibir esta práctica en toda España, presentada por el grupo de la Izquierda Plural y que fue rechazada finalmente con los votos de PP, CIU y UPyD.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada