jueves, 1 de agosto de 2013

El autoconsumo como enemigo a batir

1/8/2013
España


REDACCIÓN
El borrador del Real Decreto de Autoconsumo presentado por Industria señala entre sus objetivos la intención de impulsar la creación de instalaciones de autoconsumo como un mecanismo para el desarrollo de un sistema eléctrico más distribuido que el actual. Se trata, sin embargo, de una norma calculada milimétricamente para hacer inviable el autoconsumo en un país como el nuestro con el mayor recurso solar de toda Europa.
Ecooo considera que el RD propuesto por el gobierno constituye el último capítulo de la desastrosa regulación energética en nuestro país en los últimos años. Lo que hay que decirle al Gobierno es que no es necesario seguir cometiendo errores y la regulación del autoconsumo es una magnífica oportunidad de empezar a hacer bien las cosas.
La regulación del Autoconsumo lleva siendo demandada por empresas, asociaciones y ciudadanos desde hace un año y medio como una alternativa de generación de electricidad y un mecanismo de soberanía energética y ahorro. Una buena regulación del autoconsumo permitiría que la ciudadanía tuviera acceso a fuentes de autogeneración eléctrica, al tiempo que reduciría nuestra enorme dependencia energética e incluso mejoraría la gestión eficaz de todo el sistema eléctrico.
Sin embargo, la propuesta de Real Decreto de Autoconsumo no solo no impulsa el mismo sino que introduce importantes trabas para que cualquier ciudadano decida instalar su propia planta renovable.
En primer lugar, la norma no recoge la principal demanda de todo sistema de autoconsumo: el Balance Neto. Es decir: la posibilidad de compensar el exceso de producción de unas horas del día con el consumo de otras. El RD propuesto por el Ministerio no contempla el balance neto. La producción que no pueda ser consumida instantáneamente tendrá que regalársela a la compañía eléctrica.
Por otra parte, se establece un peaje de respaldo por el uso de la red, y por unos importes completamente abusivos. Esto quiere decir que el usuario de autoconsumo deberá pagar cada kWh que produzca de forma limpia, tanto si la consume, como si acaba regalándola en la red. El sistema eléctrico debería estar compensando a los titulares de estas instalaciones por su servicio a la robustez del sistema que representa (al menos hasta un determinado nivel de potencia instalada) y, en lugar de ello, le obliga a pagar peajes por electricidad que regala. Además, el decreto introduce la posibilidad de modificar y actualizar el peaje de respaldo, lo que introduce aún más dificultades, por la clara inseguridad jurídica que supone.
Para Ecooo el hecho de que esta norma no incluya la posibilidad del Balance Neto como una alternativa de generación y suministro demuestra que el Gobierno no quiere que el autoconsumo se desarrolle en todas sus dimensiones y la razón es evidente: supondría menores beneficios para las grandes eléctricas.
Por último, Ecooo considera que este borrador incluye medidas tan excesivas para que una posible modificación posterior pueda venderse como que el Gobierno rectifica y mejora la propuesta. Pero todo ello por supuesto sin incluir la modalidad de Balance Neto, la única forma de lograr que la ciudadanía despierte y se convierta en dueña de su propia energía.
Fuente: Redacción Ambientum / Ecooo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada