miércoles, 18 de abril de 2012

Reflexiones sobre la propiedad privada y el usufructo del capital

AMBIENTE Y SOCIEDAD, AÑO 12 Nº 515¡¡¡ Más de 125.000 ecologistas suscritos !!!
Puedes seguirnos en:
 
Estimad@s Amig@s
 
Reflexiones sobre la propiedad privada y el usufructo del capital
El Capitalismo es un sistema u orden social basado en la propiedad privada y el usufructo del capital.
Desglosando un poco este concepto para un mejor entendimiento, podemos advertir que: Usufructuar, es adquirir el derecho de usar un cosa ajena (tener la posesión, pero no la propiedad). Es decir que ni siquiera la tenemos, sino que creemos o nos hacen creer que es nuestra, pero incluso eso es solamente una ilusión.
¿De donde viene y qué significa “Propiedad privada”? Algo realmente esclarecedor es que la expresión no hace referencia a la posibilidad del propietario de usar o disponer de una cosa, sino a su derecho adquirido y su poder de “privar” a los demás de usarla.
Y por último analicemos que se entiende por capital. Esta definición resulta sensiblemente mas compleja, puesto que es absolutamente subjetiva y ha ido modificándose a lo largo de los últimos siglos. Abarcativamente podemos decir que nuestro capital está compuesto por lo que tenemos, más lo que somos, y para completar el concepto de una forma actualizada, deberíamos agregar otro componente, lo que consumimos.
El tema es que con el progreso del sistema capitalista, se ha ido desarrollando la importancia -para los individuos y para la sociedad- de lo que tenemos, y últimamente cada vez mas de lo que consumimos. Ambas cosas por supuesto, en detrimento de la importancia que le damos, como personas y como sociedad a lo que somos.
Consumir, se ha transformado en la forma mas común de tener. Esto producto de que la sensación de placer que se experimenta al tener algo, va disminuyendo con el paso del tiempo, y porque las cosas se hacen con una “vida útil” cada vez menor, para aumentar la periodicidad de su consumo.
Entonces, adquirir constantemente cosas nuevas –consumir-, lleva a la permanente ilusión de alivio, de la angustia de vivir en una sociedad que adrede, nos muestra todo el tiempo lo que los demás tienen y consumen.
La suma de todas las personas, mas el ecosistema en el que se desarrollan conforma la Sociedad. Por tanto, si de forma predominante, las acciones de las personas hacen prevalecer la importancia de tener cosas o incluso de tener a otras personas y de consumir, la sociedad entera –salvo excepciones- se vuelca hacia tener y consumir.
Conceptos tan terribles como la moda, pasan a ser relevantes. Entonces una prenda de abrigo, por más que su utilidad primaria no varíe, deja de utilizarse por el sólo hecho de que ha quedado fuera de la última moda. Pero sin embargo en la mayoría de los casos la necesidad de tener hace que sea guardada con el exclusivo fin de continuar poseyéndola.
En realidad, la posesión de las cosas (propiedad privada) tiene o debería tener poca importancia, ya que no es una condición necesaria para gozar de ella. Muchas personas deberían poder compartir el gozo de los mismos objetos sin la necesidad de tenerlos. De esa forma, además de gozarlos, estaríamos creando una forma aun mas profunda de la felicidad, el gozo compartido.

Como su título lo indica, las palabras aquí vertidas, son simplemente reflexiones. Sólo han sido reproducidas con la intención de compartirlas e invitar a quienes las lean a buscar dentro de si, sus propias reflexiones respecto de estos temas, si lo consideran de interés

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada